Inversiones en capital riesgo superan los 33.000 millones el tercer trimestre

Las inversiones en capital riesgo han superado los 33.000 millones de euros durante el tercer trimestre del año 2017, manteniéndose estables a pesar de que el total de operaciones ha vuelto a descender hasta alcanzar niveles del año 2011.

Los fondos de inversión han apostado menos por las operaciones de capital inicial o de padrinos inversores y han destinado mayores cantidades de capital a un grupo de empresas más selecto, según la última edición del informe ‘Venture Pulse’ de KPMG sobre las tendencias globales que registra el segmento del capital riesgo.

Tras la estela de las cifras alcanzadas en el segundo trimestre de 2017, Estados Unidos sigue dominando este tipo de inversiones, con 21.500 millones de dólares, seguido de Asia (12.300 millones) y Europa (4.700 millones).

“Las diez operaciones más destacadas a escala global representaron en su totalidad una financiación por valor de 9.860 millones de dólares”, en donde China ha protagonizado la mitad de las mayores inversiones del mundo y, aunque sólo una de estas diez grandes operaciones ha sido en Europa, las inversiones en el continente han crecido un 9,2%, sostienen desde KPMG.

En este sentido, las inversiones corporativas en capital riesgo se establecen como “una importante fuente de financiación que no podemos perder de vista”, debido a que “un 17,7% de las financiaciones mundiales provienen de este tipo de firmas” ha señalado el socio responsable de Private Equity de KPMG en España, Fernando García Ferrer.

Estas inversiones empresariales se han convertido en “un vehículo que permite a las empresas de todos los sectores aplicar ideas y tecnologías innovadoras a sus actuales carteras de productos y servicios”, por lo que se espera que este tipo de financiación corporativa “siga creciendo”.

En Europa estas inversiones han anotado un nuevo máximo en el tercer trimestre, alcanzando un pico del 21% y, como en el resto del mundo, se han centrado en iniciativas en fase avanzada de desarrollo, que pueden ayudar a las empresas a diversificar sus líneas de productos y ofertas de servicios.

Respecto al Reino Unido, los inversores se han mantenido comprometidos con el potencial de las empresas británicas en una amplia gama de industrias, a pesar de un cierto nivel de incertidumbre relacionado con las negociaciones del ‘brexit’.

Las inversiones europeas más importantes han sido las que se han realizado en Deliveroo (que ha recibido 385 millones de dólares), Prodigy Finance (240 millones de dólares), Sound Cloud (169,5 millones de euros) y Tricentis (165 millones de euros). EFE

Fuente: La Vanguardia

2018-05-08T10:22:48+00:00